6.6.10

MANUEL TAPIAL (JUNIOR): EL TESTIGO IMPOSIBLE DEL “LLEGARON MATANDO”.

   
           La imagen corresponde con un fotograma de un vídeo grabado en la cubierta superior del Mavi Mármara y es parte de ese material que ha estado disponible por todas partes desde los primeros minutos del asalto (de ahí la mala calidad de la imagen). No procede de las cámaras de la IDF, del Ejército de Defensa de Israel, sino del Mavi Mármara mismo. La escena completa no dura ni un segundo y dado el punto de vista, parece que un hombre esta apaleando al soldado con una barra. Pero cuando se observa con atención, aparece este segundo hombre que lo apuñala. Sin si quiera poder afirmarlo, su perfil parece el de Cengiz Akyük, de 41 años, procedente de Iskenderun, casado y padre de tres hijos, que figura entre los abatidos por la IDF. Apuñala al soldado con la mano derecha, en un contundente movimiento de arriba abajo. De momento, de 700 pasajeros, nos encontramos con uno muy concreto que lleva a cabo un ataque con intención de matar. Deducir a partir de ahí que se merecía que lo mataran o que los otros 699 eran terroristas, es descabellado y atenta, sobre todo, contra el sentido común. Incluyo la escena de vídeo en diversas velocidades donde pese a la mala calidad de la imagen se aprecia claramente la fuerza con la que se produce el ataque.






                  Esta imagen indica que ese individuo en cuestión (sea cual sea su verdadera identidad) lleva a cabo un ataque con intención letal. Y además contradice la versión de un segundo pasajero, Manuel Tapial, Junior, de nacionalidad española, que miente a conciencia con un declarado propósito de hacer todo el daño posible a la imagen del Estado de Israel y a los judíos como un “todo”. Un individuo al que la prensa le ha dado un titular que ha quedado grabado a fuego como resumen de todo aquel lamentable incidente: “Llegaron matando”. Y que, de momento, sólo lo tiene a él como “fuente” de máxima autoridad en habla hispana. Junior, además, hace patente su falta total de honestidad y escrúpulos con una repugnante instrumentalización de las vidas humanas perdidas y una fantasiosa versión de los hechos en los que se mezclan la estupidez y la malicia. Aun cuando él mismo reconoce que no se encontraba en el lugar, niega los hechos.

             Pero no es esta imagen la que contradice su versión de que “llegaron matando”, sino las declaraciones de otros testigos. Jamal Eishyyal, corresponsal de Al Jazeera afirma que el fuego real se inició en un nivel inferior al que se encontraba aproximadamente cinco minutos después de que se escucharan las primeras detonaciones de “bombas de contusión y de sonido”. Ese sector “de abajo” es el mismo origen del fuego real según un vídeo difundido por IDF.  Las versiones de los pasajeros y la IDF de alguna manera se complementan. Puesto que la mayoría de los pasajeros (casi la práctica totalidad) se encontraban en las cubiertas inferiores y no fueron testigos de este violento enfrentamiento en la cubierta superior al que corresponden estas imágenes del apuñalamiento. Sólo vieron llegar los primeros heridos de bala, pero no hay acuerdo sobre el punto exacto de origen del asalto, ni sobre el origen del fuego real. A la pregunta sobre si algunos miembros concretos del barco llevaban palos y barras de hierro que usaron contra los soldados en ese punto concreto de la nave, Jamal Eishyyal responde que sí. Y dice que eran tres, y no dos, las armas robadas a los soldados israelíes. Al ser preguntado sobre el uso de cuchillos, Jamal Eishyyal afirma que no vio nada. No puede responder a esa pregunta. Quien tampoco vió nada de esto fue un segundo testigo, Sarah Colborne, de la parte británica de la organización en su rueda de prensa ante los medios, en Londres, el 03/06/10. Lo que estos dos testigos tienen en común es que identifican de forma muy clara y muy precisa tanto el lugar exacto como la hora de los hechos relatados por ellos. Y ambos, además, son escrupulosos en limitarse a describir lo que vieron sin llevar a cabo mayores especulaciones. Situación que no se produce en Junior, que no tiene más que su palabra para asegurar cosas como el uso de granadas de fragmentación y de la presencia de tres muertos antes del inicio del asalto desde el helicóptero. Cuando no está claro para nadie donde empezó la cosa.

            Frente a todas estas fantasías que parecen propias de un fantasma que quiere sobre-dimensionar su papel de pasajero que no tuvo participación de los hechos y quiere aprovechar la ocasión para medrar personalmente, omite sin embargo dos gravísimas acusaciones que están presentes en estos dos testigos concretos. La primera, el disparo de fuego real desde el helicóptero. La segunda, la denegación de auxilio a los heridos solicitada por la diputada árabe-israelí Hanin Zouabi. Diputada que, al mismo tiempo, se extralimita y va también mucho más allá al afirmar que de forma consciente la IDF quería provocar de forma consciente el mayor número de bajas posibles. Que había intención de que hubiera muertos, es claro. Por parte de quién, es lo que se trata de resolver.




            Pero la mayor contradicción y refutación contra Junior, es él mismo. En mi post anterior decía que si me tenía que comer mis palabras y dar satisfacción y pública disculpa por mis afirmaciones ante el ofendido en cuestión a la vista de nuevas evidencias, lo haría en el modo y el medio que el/la ofendido/a deseara. Pero lo cierto es que en el mismo estilo confuso, marrullero y barato, Junior no ha revelado nada de lo que dijo que iba a hacer. Se ha limitado a re-enlazar la galería de imágenes de un activista turco que muestran a los heridos y algún cadáver de la cubierta inferior. Por el contrario, Junior se ha dedicado a colocar en su mismo Facebook contenidos que son, simple y llanamente, antisemitas.

                  Es el mismo caso que en el entorno radical que apoya a su micro-organización familiar y en el que su papá, Manolito Senior, a veces colabora. Todo en un tono que no tiene precedente en la prensa española y que los identifica claramente como parte de un grupúsculo de extrema-izquierda que es abiertamente beligerante con el Estado de Israel y lleva a cabo una retórica burda, simplista y anti-judía.




                  Junior reclama la apertura de un proceso contra el Estado de Israel, y parece estar olvidando que sus incoherencias, sus versiones de los hechos que sólo son secundadas por los minoritarios sectores de la tripulación compuestos por personas violentas con antecedentes delictivos probados. De alguna manera, si ese juicio se llega a producir, sólo serviría de testigo para la defensa, no para la acusación. No me cabe la menor duda de que entre esos activistas había personas convencidas de que no se iba a producir un baño de sangre y que forman parte de movimientos europeos tan comprometidos con sus ideas, como no violentos. Junior, no se encuentra entre ellos.

                 Reitero que no justifico a nada, ni a nadie. Que hablo a título individual. No creo que haya “dos versiones” de este asunto, sino algo más de 700, por las personas que había allí. Que en la mayoría de los casos las versiones de los soldados israelíes y los pasajeros son complementarias, porque describen hechos parciales, que tienen lugar en momentos y lugares diferentes del buque. Que hay una zona de sombra que aclarar respecto al comportamiento de algunos soldados, y al comportamiento de algunos pasajeros. En definitiva, que el número de mentirosos a conciencia y manipuladores que no quieren la paz, sino hacer el mayor daño posible, es bajo. Pero en ese bajo número, se encuentra Junior.

            Así que, Junior, campeón, si no te importa por una vez no te intentes esconder detrás de nadie, para empezar detrás de ese "nosotros" que en el fondo es mayestático: tú y tu ego. Tampoco detrás del discursito conspiratorio bla, bla, bla. ¿Me vas a llamar fascista? "Bésame el nié".  Limítate a aportar evidencias que sostengan tus acusaciones o reconoce que no fuiste testigo de la mayoría de lo que hablas, salvo como fuente secundaria, no primaria. Esto es: que te lo contaron. Por ejemplo, que niegas que hubiera un enfrentamiento en el que se apuñaló a un soldado por puro prejuicio, porque no lo viste.  Para proceder con orden, empieza por aportar pruebas del uso de “granadas de fragmentación” que sólo tú pareces haber visto. Tu primera afirmación. No te vayas por las ramas. Ante esas evidencias, yo te pediré disculpas y me retractaré, si quieres, cara a cara o por el medio que prefieras. Si no, ahora que somos amiguitos en Facebook y he tenido la oportunidad de ver tu basura, tienes muchas opciones. Si quieres, me puedes mandar un mensajito y yo te mando mi fotocopia del DNI con la dirección de mi casa para ponértelo fácil con lo de la denuncia. En mi caso, dada la legislación española, esa que tú cuestionas, lo máximo que puedes decir de mi es que te estoy injuriando, que es decir, lesionando algo que no tienes: dignidad, estima o reputación. Eres un cerdo. Mientras que lo tuyo es de libro en lo que se refiere a las calumnias, la acusación consciente por la comisión de un delito, en este caso, contra la Humanidad, a sabiendas de que tal acusación es falsa. Eres un mentiroso. Y lo sabes. Esto es entre tú, y yo. No metas a nadie más. Estar junto al débil es un imperativo moral, como ha recordado alguien muy sabiamente. No hay paz sin justicia, ni justicia, sin verdad. Empieza.



          O a lo mejor sólo eres tan tonto como parece. No cuestiono tus ideas sino, de nuevo, tu honestidad.

Angel E. Pariente
Madrid

4 comentarios:

elunicornionegro dijo...

Medio off-topic: no me ha gustado nada la columna de Juaristi en ABC hoy. La verdad es que me ha parecido todo un golpe bajo la conclusión:

"Ni siquiera Hedy Epstein, la dulce abuelita judía «superviviente del Holocausto» (una aclaración: fue evacuada a Inglaterra en 1939, aunque sus padres, es cierto, murieron en Auschwitz), que hace causa común con negacionistas como Ahmadineyad en el empeño de diabolizar a Israel, donde viven aún bastantes miles de auténticos sobrevivientes de los campos nazis de la muerte".

No sé qué entenderá Juaristi por "auténticos sobrevivientes", pero vamos, podía dejar a las víctimas en paz y ver otra vez el documental de Harris (In the Arms of Strangers), a ver si puede decirle a todos esos niños que no fueron víctimas "de verdad".

MBA dijo...

No seas dura con el pobre Juaristi, que anda mosqueado y caliente con las "primmas donnas" del dolor. Creo que al margen de Epstein tiene en mente casos más locales. No te olvides que España ha producido hasta la fecha dos grandes farsantes: una "víctima" de las Torres Gemelas que ni siquiera estaba allí, un "superviviente" de Mathaussen que lo mismo (y los dos eran dirigentes de asociaciones y paseaban su "dolor". Y ahora tenemos a estos personajillos. No es Off Topic. Va todo alrededor de lo mismo, que ya son dolorosas algunas cosas como para añadir la inmoralidad de instrumentalizarlas en nombre propio y primera persona.
(Creo)

elunicornionegro dijo...

¿Has tenido oportunidad de ver "Ich bin Enric Marco"? El desenmascaramiento del farsante es tan brutal que a mí me dejó clavada. Dijo Santiago Fillol en Donosti que a veces tenían la sensación de estar filmando "el Egocausto" con ese hombre. Reflexionaré más sobre ese "paseo del dolor" porque creo que hay mucho de eso en lo que ha pasado.

¡Saludos!

MBA dijo...

Ese es al final el sustantivo: "ego". Si es egocausto, egopalestinismo, egoisraelismo o incluso egoambientalismo es un asunto de adjetivo, de matiz. Lo que mosquea, lo que realmente caliente es que se supone de ciertos individuos la capacidad de mirar hacia adelante, hacia las generaciones futuras, hacia lo que en el fondo todos queremos: vivir en paz y que nos dejen en paz.
No se, es muy simbólico que tengamos el peor gobierno de la democracia, el peor embajador de Israel en España desde el establecimiento de relaciones diplomáticas y los peores pro-palestinos. Y el elemento común es precisamente ese componente de egomanía. Decías tú que Hamas y Lieberman eran la misma cara de una misma moneda. El Embajador de Israel y los personajillos estos como Manuel Tapial son lo mismo, las mismas caras de una misma moneda que en el fondo es una caricatura. Cuando se sobre-simplifica todo, el problema de Israel con los palestinos, hasta convertirlo en una línea de propaganda en que A tiene razón y B miente, se llega a esa situación, de bloqueo mental, en el que esas dos versiones tienen razón y describen lo mismo: de un lado, una mentalidad rígida que conjuga de todas maneras los términos "seguridad" y "terrorismo", siempre suena todo igual. Del otro, alguien dispuesto a hacer cosa, a cualquier mentira para ganar apoyos para una "causa" que está muy lejos de estarlo. Los palestinos están tan fragmentados entre ellos que en la práctica toda acción mediática se transforma en un gigantesco teletienda para "vender" que uno es el mejor candidato para esa causa. Para ver "quién se la queda". Y mal que les pese, y les pesa, y mucho, la desunión interna del pueblo judío tiene unos límites que no se superan, que no se desbordan, una "unidad en la desunión". Por el contrario el discurso árabe es el de la "desunión en la unidad". Hay varias capas; está lo palestino, está lo árabe, y está lo nacional. Pero en el fondo todas estas cosas sirven de pantalla para un problema que precisamente Turquía creo: no hay Califa desde 1924. Los musulmanes no tienen "Papa", lo que en la práctica significa que es imposible establecer un diálogo religioso porque, paradógicamente, Israel si tiene una estructura religiosa. No vinculante (pues la Halajá está suspendida hasta la re-construcción del Templo) pero sí articulada, unida. Israel sólo es un enemigo común que sirve para unir un panorama, un ecosistema mental, que está dispuesto a varios niveles y que en la práctica está desconectado de la vida real de los musulmanes. El "argumento jurídico" de que Israel es un territorio musulmán (y no palestino, puesto que eso es indirecto y la Umma no debe "movilizarse" a no ser que se trate de musulmanes) es muy abstracto y no se puede resolver. De manera que se mata en nombre de la religión pero no se puede dialogar en nombre de la religión porque no hay con quien.
Y al final los israelíes, como siempre, se lo terminan tomando a guasa por no llorar y dicen un poco "pues vale, pues otra raya al tigre, lo que tu quieras...".

En fin, de locos.