15.9.08

MEMORIA DE LA DIRECTORA

Las mujeres judías en la película son en realidad, el pasado, presente y futuro de los judíos de España, y en cierta forma, reflejan no sólo el destino de mi familia, sino el del pueblo judío en el mundo. Nací en el Norte de Israel, en el Kibutz Guivat-Oz, en el seno de una familia de kibutznik “clásicos”, laicos y socialistas. Allí, aún hoy, tienen una respuesta muy clara a la pregunta “¿qué es ser judío?”. Como dice mi padre, si un hombre nace en Brasil y lleva a sus hijos a Francia, y los educa como franceses, serán franceses. Del mismo modo, cualquiera que llegue a un kibutz y eduque a sus hijos como judíos, hará de ellos judíos, con independencia de que su madre sea o no judía y sin necesidad de ninguna conversión. Por supuesto que esta no es la única respuesta posible, y un religioso dirá todo lo contrario. Pocas preguntas han provocado tanto revuelo en el Pueblo Judío, durante miles de años, como la de “¿qué es ser judío?”. Es algo que se formula continuamente y para lo que no existen respuestas simples. Cuando murió mi madre, me llegó el momento de dar mi propia respuesta. ¿Qué significa para mi ser judía?
En 2006 viajé a España e inicié mi propia búsqueda personal de una respuesta, como directora. Madrid es una de las más pequeñas comunidades de Europa. Tiene algo de Kibutz, en el sentido en que todo el mundo se conoce. Pero al mismo tiempo, en Madrid están presentes todas y cada una de las situaciones y contradicciones de las comunidades judías de la diáspora de todo el mundo. Lo religioso frente a lo cultural, lo social frente a lo individual, lo público y lo privado. Y todo en acción. Durante algo más de un año me senté a hablar con mujeres de todo tipo y de todas las edades. Conversaciones de mujer a mujer, sin un rumbo fijo pero con elementos en común, los elementos que construyen una vida: lo cotidiano, los hijos, los ciclos de la vida. Al final de todo este proceso elegí seis mujeres, totalmente distintas pero que de una forma esencial transitan cada día, en primera persona, ese vasto e indefinible territorio del Ser Judío.
“Perfiles” son sus respuestas. Y mi mirada.