15.9.08

Verónica Nehama



Verónica Nehama Masri de Linder

(Alejandría, Egipto, 1946)

Una de las cosas que más extrañó a los primeros venezolanos al verlos, era que tuvieran un pasaporte español y no hablaran ni una palabra de español. La familia de Verónica tenía pasaporte español gracias al Real Decreto del 20 de Diciembre de 1924, pero hablaban francés y árabe porque venían de Alejandría, en Egipto. Como años después, alguien también se hubiera sorprendido al asistir a su boda en Madrid, oficiada por un sacerdote católico, pero fuera de la Iglesia y sin absolutamente ninguna mención al Nuevo Testamento. La ceremonia se llamaba “Por disparidad de cultos” y era lo más parecido al matrimonio civil que podía celebrarse entre una judía y un católico.

Verónica ya no habla árabe. Lo olvidó al salir de Egipto, cuando fueron expulsados. Aquella fue una decisión impuesta, ella sólo era una niña. Pero en el momento en que se enamoró de un hombre, y aquel mismo hombre se enamoró de ella en España, se enfrentaron al mismo dilema que cualquier pareja a punto de formar una familia, acrecentada por el hecho de componer un matrimonio mixto. ¿Qué debían ser sus hijos? ¿Judíos? ¿Católicos?

Decidieron darles oportunidades de conocimiento para que ellos (que finalmente fueron ellas, tres chicas) pudieran elegir cuando tuvieran edad de hacerlo. Y como cualquier elección depende del conocimiento, las matricularon en el Colegio Judío, para que tuvieran un conocimiento de las raíces de su madre, puesto que las del padre están garantizadas en una sociedad mayoritariamente cristiana y, sobre todo, laica.

En ese mismo colegio le surgió una posibilidad de ser profesora. Aceptó el puesto y pasó a ser muy pronto miembro de la directiva, donde trabajó durante dos décadas.

Una de sus hijas se casó con un católico y ha formado una familia católica. La otra, se casó con un judío, y ha formado una familia judía. “Estoy muy satisfecha de haber podido juntar dos culturas – dice Verónica. Porque si bien yo nunca he sentido que tenía realmente una patria, para mi mis raíces, mi patria, mis amores estaban en mi familia”.