15.9.08

Historia Espiritual de la CJM

El primer líder espiritual de la actual Comunidad Judía de Madrid fue el Rabino Baruj Garzón, quién fue nombrado rabino principal desde su fundación. El rabino Garzón ha realizado labores de enseñanza judía en España y el extranjero y es reconocido y respetado en el ámbito Sefaradí a nivel mundial. Durante años colaboró con el Sephardic Educational Center de Jerusalem y sus dotes de educador lo han convertido en un embajador del judaísmo sefaradí. A mediados de los años setenta, el Rabino Garzón relegó su puesto al frente de la CJM y su lugar lo ocupó el Rabino Yehudá Benasuli. Al igual que el Rabino Garzón, el Rabino Benasuli es de origen Marroquí como también lo es el grueso de la CJM, y por consiguiente , sefaradíes de marruecos son la tradición de la tefilá (oración) y otros rituales en la sinagoga principal.

El Rabino Benasuli saluda a Juan Carlos I en la histórica visita oficial del Rey a la CJM el 31 de marzo de 1992

El Rabino Benasuli ejerció durante más de dos décadas, hasta que a mediados de los años noventa fue sustituido por el Rabino Moshe Bendahan, oriundo de Melilla, guardián de las mismas tradiciones que sus predecesores y rabino de la CJM en la actualidad. Los rabinos de la CJM, aparte de oficiar oraciones y actos religiosos, generalmente se han caracterizado por ser polivalentes y realizar labores para las que hace falta una certificación especial. Por ejemplo la de moel, para la circuncisión de los niños varones, la de shojet, matanza ritual de las reses para el consumo de carne kosher, y la supervisión del kashrut de otros alimentos. La educación continua ha sido otra de las características de los rabinos de la CJM. Desde la preparación de los niños para la Bar-Mitzvah, hasta clases de Talmud Torah, Kabalah etc... pasando por todos y cada uno de los aspectos de la forma de vida y la espiritualidad judía.